Skip to content

Trrabajadores del conocimiento & Trabajadores deñ aprendizaje! (Ed Disruptiva)

juandon. Innovación y conocimiento

juandon

autonomy

Peter Drucker acuñó el término “trabajador del conocimiento”, de nuevo en 1959 como una manera de describir los trabajadores que participaron en la resolución de problemas no rutinarios. Creo que esta es una de las razones por qué las organizaciones-han creído que la formación tiene que ver con los trabajadores del conocimiento “transferencia de conocimiento” – verter conocimiento en la cabeza de la gente, lo que “creemos” que hacemos ahora, pero nada mas lejos de la realidad.

Lo que hacemos verdaderamente es “enviar, transmitir” informaciones y en todo caso los que nos escuchan lo pueden o no convertir en conocimientos y a continuacion en aprendizajes..

El concepto de “trabajador del aprendizaje“, el término acuñado por Jacob Morgan , autor de “El futuro del trabajo: se trata de individuos de aprendizaje continuo que aprenden para sí mismos y se mantienen al tanto de los avances en su campo…

Ver la entrada original 1.220 palabras más

Anuncios

PLE pitina

EAPPitina3

Genealogía

Revista.pitina 31 mayo

Relatos pedagógicos

Relatos Pedagógicos. Proyecto

¿Puede la indagación ser un antídoto a la metáfora del aprendizaje de los contenidos curriculares?

¿Puede ser la indagación un antídoto a la metáfora del aprendizaje de los contenidos curriculares?

¿Se podrá a través del uso de la metáfora de la indagación promover aprendizajes expansivos, profundos y significativos? ¿sustituir la institucionalización de los contenidos escolares en el ámbito educativo escolarizado y con ello trascender la fragmentación y compartimentación del conocimiento? ¿des-sujetar al docente y al estudiante de los límites que marcan los propios contenidos de tal o cual asignatura? ¿contribuir a que los estudiantes se asuman como viajeros curiosos del aprendizaje y no como turistas que se dejan conducir por un guía que puede inhibir su curiosidad y capacidad de exploración? ¿ayudar a que los viajeros hagan preguntas que los conduzcan a otros territorios de conocimiento poco o nada explorados?

¿Se podrá mediante “la indagación” que los estudiantes planteen sus propios problemas y que no sólo resuelvan aquellos que el profesor les presenta?

Obtener respuestas a estas y otras preguntas implica decidirse y aventurarse a: proyectar escenarios de aprendizaje basados en la indagación; jugar heurísticamente con distintas perspectivas y con ello aceptar que el ensayo y el error realzan la naturaleza temporal del propio aprendizaje del profesor; conjugar de distintos modos los elementos que en un aquí y ahora los “formonautas” consideran básicas  para el aprendizaje en y con la red.

Asumir la metáfora “El aprendizaje a través de la indagación en un diseño virtual invita de antemano a:

  • Pensar de manera distinta a lo habitual
  • Incluir la voz, experiencia, intereses y conocimientos de los estudiantes y visualizarlos como colaboradores activos.
  • Abandonar el enfoque de la enseñanza y privilegiar el del aprendizaje.
  • Dejar de lado a la fragmentitis, la necesidad de “cubrir temas” y la tentación de proveer la información.
  • Operar en zonas de desarrollo próximo y por ende en colaboración.
  • Asumir riesgos y salir de la zona de lo que es familiar y conocido.
  • Promover la indagación utilizando estructuras abiertas, colaborativas, y multidimensionales.
  • Recurrir a múltiples sistemas de conocimientos y de signos.
  • Habilitar la red en términos de explorador y productor de conocimiento.

Al utilizar la indagación y su proceso metodológico como estructura del diseño de un curso virtual se esperaría que los estudiantes:

  • Recuperen y usen conocimientos previos pero que también los confronten, expandan, supriman y refinen en su interacción con los nuevos.
  • Se desplacen hacia sus propias áreas de interés.
  • Vivencien el significado del conocimiento distribuido, situado y en acción.
  • Interactúen con otros contemporáneos, sean sus compañeros de viaje o viajeros que por su experiencia son expertos en tal o cual objeto del aprendizaje.
  • Recorran zonas de aprendizaje próximas.
  • Asuman un papel activo.
  • Hagan renuncias.
  • Participen en redes.
  • Experimenten el aprendizaje informático……

La tarea…..comenzar la travesía que te lleva de la idea a la acción!!

 

Y si… nos des-contenemos de los contenidos escolares?

Y si …nos des-contenemos de los contenidos escolares?

Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen bajo la circunstancia que escojan, sino bajo aquellas con la que se enfrenten directamente legada y transmitida por el pasado (Karl Marx).

Hacia 1960, Thorndike consideraba que la mente humana era un instrumento muy exigente que debía de ser evaluado con gran precisión, por lo  mismo,  esa tarea había de quedar reservada únicamente para los psicólogos  experimentados y con ello,  los diseños curriculares y las estrategias de instrucción. Esta visión y la de otros exponentes de la psicología conductista, pasaron a formar parte de los programas pedagógicos y como consecuencia se comenzó a visualizar a los profesores cada vez más como un recurso susceptible de ser controlado y manipulado.  Con la entrada –por la puerta grande- del conductismo a la educación escolarizada  se remodela el ambiente pedagógico con su control sobre el diseño y se  “domestica” al profesor en tanto se le ciñe   a enseñar materias que los expertos han troceado –fragmentado en contenidos y ordenando en secuencias que  han de seguir a manera de guión.

Hoy en día se puede atestiguar el poder de esa gran fuerza por la eficiencia educativa y para muestra,  baste observar como en esta primera  década del  S.XXI aún los programas educativos tienden a fragmentar la información –contenidos- para que el docente a través de metáforas instruccionales  conduzcan a sus estudiantes a dominarlos de manera eficaz y eficiente.

¿Cómo contrarrestar esa lógica que durante años ha mostrado su dominio en la planeación, en evaluación pero sobre todo en el pensamiento-acción del profesor?

“Contenidos libres” y “Colaboración” como  características distintivas de las actuales propuestas del aprendizaje en la red y que por cierto coinciden con ideas como la de Víctor Considerant (1809-1893) – la participación del estudiante en la organización y gestión del curriculum – y con las de Makarenko (1888-1939) – cuyo principio pedagógico era el trabajo colectivo-,  constituyen, “coscorrones  de creatividad” y por lo mismo  posibilidades para que el docente experimente modos que lo “des-sujeten” de prácticas que siguen impregnadas de aquellas metáforas post fordistas heredadas a la educación por Thorndike y Tyler, entre otros.

Para Perkins (2009)  esa manera fragmentada o atomizada resulta bastante atractiva para quienes fabrican automóviles o casas prefabricadas en cadenas de montaje, pero no pueden resultar igual de efectivas cuando se trasladan a la educación escolarizada. ¿Podrán los estudiantes que estudian por ejemplo, de manera separada y en lógica de montaje elementos de la aritmética tales como: número, suma, resta, multiplicación, división…. integrarlos en la resolución de problemas significativos del mundo que no es el educativo escolarizado?

Perkins señala qué cuando se incluyen contenidos de aprendizaje, acerca de algo, solo se juega a lo que él llama “fragmentitis y acerquitas”, con lo cual   se impide al estudiante y al propio profesor a jugar el juego completo de la enseñanza y el aprendizaje. ¿Se podría hablar de aprendizaje pleno, y abundante cuando prevalece la tendencia a señalar qué y cuándo aprender; cuando se fragmenta el conocimiento en parcelas denominadas contenidos?

La pregunta natural a la que invita la lectura “Propuestas actuales en la red internet” es:  ¿y cómo se juega? ¿existen otros modos–opciones para que un estudiante aprenda sin que el docente comparta-mentalice el contenido  con la promesa que se volverán a integrar al final de un curso o en la propia práctica profesional?

Construir una aproximación de  respuesta a tal pregunta es el “motivo para”  de mi inscripción en este viaje  que nos propone el equipo del Centro de Aprendizaje en RED (CAR) y con 30 compañeros….  A jugar se ha dicho! Pero con otras reglas que difieran y desafíen a ese curriculum que han hecho disque a prueba de los profesores!

….continuará….

 

 

 

A propósito de las metáforas

“Acumulación, participación y creación del conocimiento” como metáforas del aprendizaje delinean modos específicos de entender y significar lo que es estudiante, profesor, aprender y enseñar. Cada una conlleva un estilo cognoscitivo y por lo mismo territorios y posibilidades de acción.

Estas metáforas presentadas de manera discursiva como contenido de aprendizaje de las primeras sesiones de la ruta de formación docente “aprende red”, permitieron que estableciera relaciones con las metáforas del turista y el viajero que presenta Víctor Moreno (2005) para mostrar las diferencias que existen entre lectores verdaderos (viajeros) y lectores falsos (turistas). Para este doctor en Filología Hispánica los viajeros hacen las travesías que quieren, mientras los turistas hacen las que la agencia y el guía  les dejan hacer, conocer un lugar en un viaje que es organizado y delineado por otros que hacerlo motu propio es diferente por completo. El turista como bien dice Moreno, atrae nubes de cuervos: hoteleros, taxistas, vendedores de baratijas e ilusionistas variados, mientras que el viajero se vuelve casi invisible y se difumina entre los lugareños de aquel territorio que quiere conocer.

Estas imágenes del turista y el viajero guardan una estrecha relación con las metáforas del aprendizaje: El binomio “acumulativo-turista” implica un tipo de embaucamiento en el sentido que el viaje de aprendizaje lo hace de manera superficial, fragmentado,descontexualizado es decir a través de libros postales videos y  fotografías en completa dependencia de lo que el guía de turistas le dice, le señala y lo conduce.

La relación viajero-participación–creador del conocimiento, conlleva gusto, interés, decisión, elección, en palabras de Nietzsche (1971),  el viajero muestra las cualidades del aventurero, del explorador de territorios desconocidos y del  curioso que hace su travesía de aprendizaje con preguntas nuevas y por lo mismo sin respuestas pre-establecidas.

Las tres de muchas otras metáforas que hay en torno del aprendizaje muestran posibilidades para que el docente en formación que quiere aprender a diseñar espacios de aprendizaje virtual, emprenda un viaje como turista o como viajero. ¿Se quiere hacer esta travesía con objetivos limitados, conocidos de antemano, perfectamente determinados, con las metodologías de siempre sin desviarse de la ruta trazada? o¿hacerlo en calidad de un nómada que busca, se arriesga, se aventura por lo desconocido  y por tanto mira con otras ojos que le permiten imaginar, jugar, recrear…?

El reto que implica estar en la tipología de “viajero” no es sencillo de vencer, pues es más fácil hablar, describir, explicar lo que es un viajero que vivenciarlo en el terreno del hacer. Cuántas veces les hemos hablado y explicado a nuestros estudiantes lo importante y necesario que es la democracia pero en los hechos coartamos su participación, limitamos su aprendizaje a lo que como profesores hemos decidido que es importante que aprendan?

“Cuando antaño partíamos, el viaje era un sueño, una metamorfosis; íbamos al fin del mundo en busca de un nuevo yo. Hoy nos buscamos en los libros: ya no nos evadimos mas que en pos de esos maestros itinerantes durante su vida aventurera, pero hoy, inmovilizados por la gloria y por la muerte, que fueron los antiguos viajeros, seguimos sus huellas y descubrimos su osamenta en el desierto de la historia”. (Morand, 204).

Referencias:

  • Morand, P. (2004) Nueva York. Espasa. Barcelona
  • Moreno, V. (2005). Metáfora de la lectura. Lengua de trapo. Madrid.
  • Nietzche, F (1971). Por qué he escrito tan buenos libros en Ecce Homo. Alianza. Madrid